INFO y FOTOS: Tratamiento fracturas del calcáneo II.

Tratamiento quirúrgico.

Los objetivos del tratamiento quirúrgico de las fracturas de calcáneo son:

  • Restablecer anatomía calcáneo (altura, anchura y longitud), la forma y la alineación del retropié.
  • Restablecer la congruencia articular.
  • Restablecer la función con una síntesis estable.

Y todo ello no únicamente para reconstruir la articulación subtalar, sino para posicionar correctamente el astrágalo y preservar la afectación del tobillo y la alteración biomecánica sobre el retropié y el antepié.

La decisión de la cirugía se basa en el tipo de fractura, las condiciones de las partes blandas y las características del paciente.

Son de indicación quirúrgica:

  • Las fracturas intraarticulares desplazadas más de 2mm que afectan a la carilla posterior.
  • Las fracturas luxaciones.
  • Las fracturas que afectan a la articulación calcaneocuboidea en más de un 25%.

En los casos de gran conminución, mayores de 60 años o con patologías de base como diabetes descompensada la indicación de reducción quirúrgica abierta será limitada a cada caso.

Fig. 6b. Fractura conminuta en paciente con afectación vascular importante; se optó por el tratamiento funcional.
Fractura conminuta en paciente con afectación vascular importante; se optó por el tratamiento funcional.

Las complicaciones de la herida quirúrgica son frecuentes, habiéndose descrito hasta en un 25% de los casos, por lo que es aconsejable demorar la cirugía hasta permitir una disminución del edema o curación de las partes blandas traumatizadas, siendo útil el “test de la arruga o el pellizco”.

Fig. 7. Paciente a quien se le han marcado las estructuras como paso para la planificación quirúrgica; obsérvese la presencia de “arrugas” en la piel que confirman que el “signo del pellizco” es positivo.
Paciente a quien se le han marcado las estructuras como paso para la planificación quirúrgica; obsérvese la presencia de “arrugas” en la piel que confirman que el “signo del pellizco” es positivo.